productosdondeestamoscontacto

Alfarería:Historia

Alfarería: tradición legendaria

En la antigüedad el oficio de alfarero fue poco a poco integrándose en Hispania bajo la potestad de Roma. No sólo llegan grandes cantidades de cerámica, sino también operarios que llevan e implantan su técnica y su saber. A partir del siglo I a. C., procedente de la Magna Grecia, se introduce en todo el territorio las primeras vajillas finas y los vasos de colores vivos, piezas que son copiadas en todos los talleres artesanos. Destacan las obras de barniz negro y barniz rojo, con paredes finas y la cubierta vidriada, y los tipos más abundantes son las ánforas, lucernas y vajillas. Las vajillas se realizan en diversas modalidades pero de terra sigillata es la preferida y se solía realizar con una decoración en relieve, con galba de color rojo. Los centros de producción en la península se encontraban en Teruel, Granada, Andújar, Linares Solsona, Mérida y La Rioja.

Con el transcuro de los siglos este oficio ha ido evolucionando y llegando a suprimir ciertos proceso costosos y árduos. Como por ejemplo: la cocción de dicha cerámica se realiza con hornos de combustión por gasoil, el amasado y mezclado de los diferentes elementos que conforman la materia prima para empezar a trabajar, se emplean amasadoras mecanicas, entre otras mejoras.

 

HistoriaElaboraciónTipos de barros
 
Principal | Productos | Sobre nosotros | Donde estamos | Contacto
Site Design by B&B Creations